Existe bastante desconocimiento y controversia en los referente al masaje sobre el pecho tras la cirugía de aumento mamario. En muchas ocasiones las recomendaciones post operatorias que dan algunos cirujanos plásticos (o su entorno) no son las más adecuadas para la óptima recuperación.



¿Qué relación hay entre la contractura capsular y el masaje?  ¿Hay que masajear con fuerza, el pecho recién operado con prótesis mamarias, para que no se produzca la contractura capsular ? ¿El masaje previene el encapsulamiento del implante?.

En las siguientes lineas damos las respuestas.

El masaje de movilización.

A menudo se recomienda masajear el pecho haciendo círculos con los implantes, o desplazándo las prótesis mamarias dentro del bolsillo creado en la cirugía. A este masaje le denominamos "masaje de movilización"

El masaje de movilización con desplazamiento de la prótesis dentro del bolsillo, se ideo para las prótesis de superficie lisa (en las que parece ser eficaz, aunque no hay una evidencia clara al respecto).
Para albergar las prótesis lisas, los cirujanos crean bolsillos amplios; el objetivo del masaje es, mantener la amplitud del mismo. Las prótesis lisas, al no adherirse facilitan este masaje. Actualmente las prótesis lisas, apenas son utilizadas. Si llevas prótesis de superficie lisa el masaje de movilización debe comenzar de forma temprana. 

La fotografía que ilustra este artículo corresponde al masaje de movilización sobre una prótesis lisa. Obsérvese la amplitud del bolsillo y la excesiva movilidad de la prótesis. Fotografía: denveraugmentation.com

Las prótesis rugosas, diseñadas posteriormente, se introducen en bolsillos más ajustados. Se adhieren con mayor o menor intensidad dentro del bolsillo. Esta adherencia provoca que la cápsula tenga menor fuerza y por tanto, les otorga un menor riesgo de contractura capsular. No deben recibir masaje de movilización, en el postoperatorio inmediato para facilitar este proceso de adherencia. Su textura rugosa desaconseja la movilización por la posibilidad de irritar o inflamar el tejido, ya que el roce del implante puede aumentar la inflamación.

Pasado un mes después de la cirugía, puede estar indicado realizar un masaje con presión y suave desplazamiento de los implantes con el fin de reblandecer el pecho, aunque no es imprescindible.

Masaje de estrujamiento.

Algunos cirujanos van más allá de este masaje de movilización, y llegan a recomendar; apretar y estrujar con fuerza las prótesis. Incluso aleccionan a la paciente, para que lo haga hasta que sienta dolor. Esta recomendación de masajear con mucha fuerza la prótesis mamaria, es a mi parecer una "salvajada".
En nuestra opinión este tipo de masaje de presión o estrujamiento fuerte de las prótesis, está totalmente contraindicado, tanto para las prótesis lisas como para las rugosas.El masaje de estrujamiento, se suele recomendar para la prevención de la contractura capsular, argumentando que estrujando la cápsula, el pecho se mantendrá blando. En realidad no tiene ninguna utilidad y sí muchos inconvenientes; entre ellos la posibilidad de aumentar la inflamación de la mama y ser muy doloroso.

Apretar con fuerza una prótesis, no es eficaz para la prevención de la contractura capsular, y no existe ninguna evidencia que nos induzca a pensar que comprimir o estrujar un implante ayude a prevenir el encapsulamiento.

No es cierto que para que el pecho se ponga blando sea imprescindible estrujar con fuerza la prótesis.
Nosotros desaconsejamos estrujar o masajear con fuerza las prótesis ya que se pueden crear complicaciones en el periodo de recuperación.

 ¿Qué tipo de masaje es adecuado después de una operación de aumento de pecho?

El masaje más adecuado en el postoperatorio inmediato es el drenaje linfático manualEl drenaje linfático manual ayuda a reabsorber el edema. El drenaje linfático se efectúa con suaves maniobras de estiramiento de la piel. El drenaje linfático puede combinarse con la aplicación de ultrasonidos.

¿Cuando se puede ejercer más fuerza sobre el pecho?

A partir del primer mes, si queremos reblandecer un pecho, que todavía se muestre duro al tacto; podemos utilizar los ultrasonidos (sin duda, lo más eficaz) y aplicar un suave masaje de presión y deslizamiento. 

Conclusión: 

-Las prótesis lisas pueden recibir masaje de movilización desde la primera semana tras la cirugía. 
-Las prótesis rugosas no deben recibir masaje de movilización o estrujamiento durante el primes mes. A partir del mes se puede dar un suave masaje para ayudar a que el pecho se reblandezca.

 

Fuente: http://www.larevistadecirugiaestetica.com/2008/03/hay-que-masajear-con-f...